REPORTAJE Floculantes Reológicos fortalecen portafolio de BASF

  • BASF Mining Solutions consolida sus soluciones sustentables para procesamiento concentrados, con énfasis en separación de líquido-sólido (SLS). Pura innovación.

Por Alfredo Galleguillos Castro / Fotos BASF y Codelco

Ante las presiones de un mercado globalizado y más competitivo, a principios de esta década la alemana BASF tomó la decisión de apostar por la minería como un segmento estratégico, haciéndose parte no sólo como fabricante, sino, también, como un asesor con presencia directa en las operaciones de sus clientes finales.

Jorge Mejías, BASF.
Jorge Mejías, BASF.

“La compañía siempre ha estado vinculada con la minería, entregando productos químicos para las operaciones. Sin embargo, hace unos años BASF decidió involucrarse directamente en el procesamiento y poner a la industria minera como un objetivo estratégico de su negocio”, dice Jorge Mejías, Gerente de Ventas de Soluciones Mineras para Chile-Perú de la compañía.

Junto con Héctor Yáñez, gerente regional de Tecnología de Soluciones Mineras para Sudamérica, Mejías explica que con esta finalidad la compañía incorporó capacidades técnicas especializadas -particularmente con la adquisición de firmas como Ciba y Cognis, entre otras-, de manera de facilitar su expansión con servicios de alto nivel en las áreas de reactivos para separación por solventes (SX) y floculantes para separación de sólidos y líquidos (SLS).

Mercado

La alemana posee una base de negocios mineros relevante. Es el principal proveedor de extractantes para la obtención de molibdeno y renio, y lidera los extractantes de cobre en faenas de SX-EW, a lo que suma la oferta de floculantes (SLS), segmento en que ha conseguido un importante crecimiento.

En los últimos tres años, el área de SX de BASF capturó -asevera Mejías- proyectos nuevos en términos de llenado inicial. No obstante, “hacia adelante no se visualizan muchos proyectos nuevos de hidrometalurgia”, precisa Mejías.

En relación al negocio de SLS, expresa que “hace años tenemos una posición fuerte con la línea de floculantes Magnafloc®, pero la tecnología de modificadores reológicos está ganando fuerza por su excelente desempeño. Diría que, en esos términos, existe un gran potencial para crecer”.

Separación de Líquidos

El portafolio de SLS de BASF se compone por floculantes convencionales (bajo la marca Magnafloc®), y modificadores de reología de las líneas Rheomax® DR (Density Rheology) y Rheomax® ETD (Enhanced Tailings Disposal).

“Los modificadores reológicos son parte de una tecnología que se desarrolló en BASF y que permite dos cosas: recuperar con mayor eficiencia agua y lograr un menor consumo de energía”, señala el líder de los negocios mineros en Chile y Perú de la germana.

La línea Rheomax® DR responde a una problemática de creciente frecuencia en las concentradoras de cobre en el país, la arcilla. Lo anterior encontraría sus causas en el envejecimiento de los yacimientos, lo que se relaciona con una mayor variabilidad en el proceso de recuperación por el aumento del contenido de arcilla en los minerales.

Diferenciación

El gerente comercial explica la diferencia entre floculantes convencionales y modificadores de reología Rheomax® DR. Estos últimos actúan sobre un espectro más amplio de material fino en los espesadores. “Al tener pulpas con demasiado material fino, especialmente arcilloso, los floculantes convencionales no logran una separación óptima. Ante este problema, los agentes reológicos representan la solución para maximizar la productividad del proceso”, puntualiza.

Rheomax® ETD, en cambio, se enfoca en la depositación del flujo en los relaves, fase en que se busca recuperar el máximo posible del recurso hídrico contenido. Entre los beneficios de esta práctica está la oportunidad de reducir el consumo de agua fresca en la operación; por otro lado, un depósito con menos agua significa un menor volumen de represa, un contenido más estable y menos expuesto a producir efectos en el medio ambiente, como sucede con el polvo en suspensión que se levanta con el viento.

“A modo de ejemplo, al aplicar Rheomax® ETD en un depósito normal, la separación se produce casi inmediatamente al depositar la pulpa, lo que permite capturar el agua antes de que se evapore. De esta manera el proceso es mucho más efectivo, porque aumenta la recuperación de agua en rangos entre 10% y 20%”, destaca Héctor Yáñez.

Laboratorio de pruebas

BASF cuenta con un laboratorio de pruebas en Antofagasta. Consiste en un espesador dinámico piloto, que está a disposición de los clientes mineros para realizar pruebas con la asesoría de un equipo de expertos de la compañía. Con el espesador dinámico BASF se puede simular con gran precisión el comportamiento de sus floculantes y modificadores de reología en muestras de minerales aportadas por los propios clientes.

Publicado originalmente en Revista Minería Total, marzo 2016.

MineríaHoy.NET, Medio Colaborador de Expomin 2018
MineríaHoy.NET, Medio Colaborador de Expomin 2018

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*