BROWNFIELD El giro radical de Teck Quebrada Blanca

  • Con un Capex de US$ 4.700 millones, Quebrada Blanca Fase 2 someterá a una transformación significativa a esta faena de cobre controlada por Teck Resources, al pasar de óxidos a sulfuros y utilizar agua de mar en sus procesos.

Un cuarto de siglo agregará el proyecto de ampliación de Quebrada Blanca a la vida útil de esta faena, reconocida productora de cátodos de la Región de Tarapacá, controlada por la canadiense Teck Resources. De conseguir los permisos, la compañía podría entregar anualmente 240.000 toneladas de concentrado de cobre y 6.000 ton de molibdeno.

Conocida como Quebrada Blanca Fase 2 (QB2), la iniciativa implicará una transformación casi total del modus operandi de la faena, con una inversión de US$4.700 millones. Con este objetivo, la minera ingresó a evaluación, el 26 de septiembre de 2016, el correspondiente Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que fue admitido a trámite el 3 de octubre de ese año.

En lo transcurrido del proceso, la empresa –que confirmó su decisión de llevar adelante la inversión– ha respondido consultas de las autoridades intervinientes a través de la Adenda 1, ingresada el 31 de mayo último. Además, Teck Quebrada Blanca recibió en marzo la resolución para iniciar el proceso de consulta indígena.

“Vamos a consultar y comprometernos con la comunidad local a través del proceso regulatorio y durante la construcción, operación y cierre del proyecto propuesto. También vamos a contratar a los empleados a nivel local siempre que sea posible, y trabajar con el gobierno y las comunidades en las oportunidades de formación para los trabajadores locales”, asegura a Minería Chilena la directora de Responsabilidad Social y Asuntos Corporativos de Teck, Amparo Cornejo.

Transformación

La magnitud del proyecto y su inversión se relaciona, entre otras variables, con la modificación del actual diseño minero orientado a extracción de óxidos, a otro enfocado en sulfuros. Por lo pronto, esto requerirá una nueva línea de concentración y un sistema de abastecimiento hídrico.

“El uso de agua de mar para el proceso productivo es el principal atributo del proyecto Quebrada Blanca Fase 2”, comenta la directora de Teck.

Ante la mayor demanda hídrica de la línea de flotación –comparada con la producción hidrometalúrgica con óxidos–, el suministro y gestión de agua adquiere una importancia sensible, en particular, en un entorno natural poco dadivoso en fuentes continuas de agua fresca. Un problema que afecta a empresas y comunidades por igual.

Longitud

Directora de Responsabilidad Social y Asuntos Corporativos de Teck, Amparo Cornejo.
Directora de Responsabilidad Social y Asuntos Corporativos de Teck, Amparo Cornejo.

La ejecutiva expone que, al obtener el agua del mar, no habrá incidencia en la disponibilidad del recurso para comunidades y actividades económicas en el área de influencia de la minera. “Esto es una importante diferencia con la actual operación”, puntualiza.

Con este objetivo, el proyecto QB2 de Teck plantea levantar una planta desalinizadora, que producirá 865 l/s, según se detalla en el EIA. El agua industrial se transportará desde el área Puerto hasta el área Mina mediante un acueducto de 160 km.

Desde el bordemar hasta los 4.400 msnm, esta cañería cruzará hitos geográficos de magnitud, como la Cordillera de Los Andes. Lo anterior requerirá un gran esfuerzo de impulsión, que será entregado por cinco estaciones de bombeo. “Estas estaciones serán abastecidas de electricidad a través de una nueva línea eléctrica, a cargo de la minera, que estará conectada con el SING”, indica Amparo Cornejo.

Producción

La directora explica que la idea es dar continuidad a la producción de cobre en Quebrada Blanca: “En la actualidad enfrenta una disminución en las leyes de sus recursos supérgenos de cobre (óxidos). Sin embargo, las prospecciones han comprobado importantes reservas de sulfuros, que necesitan un tratamiento distinto al que existe hoy”.

De acuerdo con el EIA, el proyecto contempla la extracción de aproximadamente 1.868 millones de toneladas de material, de las cuales 1.260 millones de ton corresponden a mineral y 608 millones de ton a estériles, con una fase de operación de 25 años. La tasa de procesamiento en planta se calcula en 140.000 ton/día, como promedio.

La información proporcionada por Teck establece que el nuevo sistema de producción se basará en un circuito con chancador primario, que depositará el material en una correa transportadora hasta la planta de molienda. Desde el stock pile se transferirá a las celdas de flotación, en dos fases: flotación colectiva y flotación de molibdeno.

Propuesta QB2 Área Mina.
Propuesta QB2 Área Mina.. Pulse para ampliar.

La pulpa viajará por un concentraducto que ocupará la misma franja de la tubería de agua. Una vez en el recinto portuario, el mineral ingresará a un sistema de filtrado y luego se almacenará en un galpón cerrado. Una correa cubierta lo embarcará en naves hacia los mercados de destino.

Propuesta QB2 Concentraducto y Acueducto
Propuesta QB2 Concentraducto y Acueducto. Pulse imagan para ver detalle.

 

El concentrado de molibdeno, subproducto del proceso de extracción de cobre, se envasará en maxi-sacos, los que se conducirán en camiones hasta el puerto de Iquique para su embarque.

Propuesta QB2 para el Área Puerto y Desalinizadora. Pulse para ver detalle.
Propuesta QB2 para el Área Puerto y Desalinizadora. Pulse para ver detalle.

QB2 requerirá de cuatro años para su construcción, que llevará al rajo a una profundidad máxima de 720 m –correspondiente a la cota 3.640 msnm– y una extensión de 22.500.000 m2. Cumplidos los 25 años de vida, la mina entrará en proceso de cierre, etapa que se prolongaría otros tres años.

¿Y los relaves?

Otra consecuencia del cambio de sistema de producción será el aumento del volumen de efluentes líquidos y sólidos. Por este motivo, QB2 propone un nuevo depósito dentro del área Mina –al sur de las instalaciones de la planta concentradora, del rajo y estériles–, que se conectará con una canaleta de 7 km.

Parte del agua de la laguna de aguas claras del relave será conducida hasta la estación de ciclones para la dilución de los relaves, mientras que el agua restante será transportada hasta la planta concentradora para ser reincorporada al proceso.

De acuerdo con el Reporte Anual 2016 de Teck, la decisión de proceder con el desarrollo dependería de las aprobaciones regulatorias y las condiciones del mercado, entre otras consideraciones. “Debido al cronograma del proceso normativo, no esperamos estar en posición de tomar dicha decisión antes de mediados de 2018”, ha indicado la empresa, puntualizando que si el inicio de la construcción es a mediados del próximo año, el procesamiento del primer mineral estaría para la segunda mitad de 2021.

Fuerza laboral

Según Amparo Cornejo, “este proyecto generará entre 9.000 y 11.000 puestos de trabajo durante el punto máximo de demanda de mano de obra en la etapa de construcción. En la fase de operación se protegerán los trabajos existentes en Quebrada Blanca, que son aproximadamente 2.400 personas”.

Presencia de Teck en Chile

Teck es una empresa canadiense con presencia internacional, que tiene unidades de negocio enfocadas en cobre, zinc, carbón metalúrgico y energía. En Chile cuenta con dos operaciones de cobre: Quebrada Blanca, en la Región de Tarapacá, y Carmen de Andacollo, en la Región de Coquimbo. En ambas la estatal Enami participa como socio con un 10% de la propiedad.

Por Alfredo Galleguillos C. y publicado en Revista Minería Chilena, julio 2017.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*