Concentradoras influirán en alza 38% del consumo eléctrico hacia año 2028

  • El proceso de concentración -el que más energía demanda- saltará de 53%, en 2017, a 66%, en 2028, del total de la energía utilizada por el sector minero, según cálculos de Cochilco.

A 29,2 TWh llegaría la demanda de la minería del cobre en Chile al año 2028, 38% por encima del consumo actual, según conclusiones de un nuevo estudio de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), dado a conocer ayer en conjunto con otros reportes sobre aspectos relevantes para esta industria.

En un escenario de máxima materialización de proyectos, la perspectiva de consumo aumentaría hasta 35,2 TWh, señala el documento denominado “Proyección del consumo de energía y agua en la minería del cobre a 2028”.

El organismo asesor estima que para satisfacer el consumo eléctrico esperado, el mayor aumento de potencia debería producirse en la zona centro sur del Sistema Nacional Integrado, sucesor de los antiguos SING y SIC. El antiguo SING necesitaría multiplicar por 3,5 su actual capacidad para  abastecer el 60% del requerimiento futuro.

Sin embargo, el ex SIC debería crecer 12 veces su potencial de suministro para cumplir con la demanda proyectada por Cochilco en 2028. Ello implica agregar una capacidad de generación de electricidad de 1.177 MW en los próximos 10 años.

(Sigue abajo)

El aumento de recuperación de cobre mediante líneas de concentración impactará sobre los costos y volúmenes de energía requeridos -igual que en el caso del agua-  y se estima que este tipo de procesos pasará a representar el 66% de la energía utilizada por el sector minero en 2028, por encima del 53% que registró en 2017.

En cambio, los procesos de lixiviación experimentarán una caída desde 5 TWh, en 2017, a 1,8 TWh, en 2028, pasando de un 24% a solo un 6% del total.

El uso de agua de mar en minería también influirá en un mayor consumo de energía eléctrica, saltando desde 1 TWh en 2017 a 3,4 TWh en 2028. Con esto, anticipa Cochilco, a fines del periodo este será el segundo proceso de mayor intensidad en consumo energético, después de la concentradora.

En relación al tipo de proyecto, se destacó que aquellos de expansión, reposición y especialmente los nuevos, pasarán de representar el 14% del consumo en 2017 al 55% en 2028.

La Región de Antofagasta seguirá liderando el consumo de energía en la industria minera, seguida por Atacama, la cual se espera que a partir de 2024 aumente en 12%;Tarapacá, que probablemente no mostrará variaciones; y O’Higgins, respecto de la cual se proyecta una disminución de 6% en su participación.

 

Comparte este tema y síguenos en redes sociales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*